HotelRegis

HOTEL REGIS 100 años de Historia y Leyenda

El Hotel Regis, sin duda, fue el hotel más conocido y el más recordado del siglo XX; su fama y prestigio se convirtieron en un estandarte que se ganó a pulso con el paso del tiempo y fue el resultado de su incomparable elegancia y de su destacado servicio.

$380.00

Out of stock

Categories: ,

Book Details

Autor

J. Daniel Gallardo Hernández

Número de páginas

416

Formato

Pasta suave

ISBN

978-607-00-9354-8

Medidas

17×23

About The Author

Daniel Gallardo

Daniel Gallardo

Acapulco, Guerrero, 1994. Desde que era un niño le fascinaron las historias que le platicaban su abuela y su madre sobre los hoteles en los que trabajaban.
En 2004 comenzó su interés de por el Hotel Regis y a sus 14 años empezó su propia investigación, que culminó en la publicación de "Hotel Regis. 100 años de historia y leyenda", su primer libro.

El Hotel Regis, sin duda, fue el hotel más conocido y el más recordado del siglo XX; su fama y prestigio se convirtieron en un estandarte que se ganó a pulso con el paso del tiempo y fue el resultado de su incomparable elegancia y de su destacado servicio. Dentro y fuera de sus instalaciones se presentaron innumerables hechos y anécdotas que lo convirtieron en una joya histórica de México en el siglo pasado. Narrar la historia de este impresionante edificio y de sus principales partícipes no fue una tarea sencilla, a cien años de la fundación del Hotel Regis, el autor tuvo que remontarse en el tiempo hasta el año de 1908, fecha en la que comenzó a construirse la estructura de metal de lo que en ese tiempo serían las oficinas del Periódico El Imparcial. Rafael Reyes Spíndola -propietario en ese entonces- planeaba inaugurarlo en el mes de septiembre de 1910, pero debido a problemas económicos no pudo lograrlo. La historia reveló que el edificio también perteneció a Clara Spencer Berry quién le dio el uso de oficinas y departamentos bajo el nombre de “Berry”, pero debido a diversas circunstancias decidió convertirlo en el Hotel Berry. A consecuencia de la Decena Trágica el hotel fue vendido a Rafael Reyes Spíndola, quien le cambió el nombre a Hotel Ritz. La trayectoria del recién inaugurado Ritz fue efímera, pero su existencia introdujo la opulencia del Art Nouveau en sus habitaciones, lo que significó el preámbulo del prestigio del futuro Hotel Regis, y es que con tan solo un año de operaciones, el Hotel Ritz fue vendido a Rodolfo Montes. Con este paso importante, el 14 de Septiembre de 1914, nació el Hotel Regis en medio de una cena de gala. El Regis comenzó su trayectoria con el pie derecho, su popularidad fue en ascenso, a tal grado que en el año 1917 se requirió construir el sexto y séptimo piso con la torre del reloj, para 1919 se introdujo la pista de hielo, las oficinas de telégrafo y el primer servicio de taxis. Hacia el año 1923, el hotel ya contaba con 300 habitaciones, cada una con su propio baño, se inauguraron los baños a vapor, la alberca y la peluquería, así mismo abrió sus puertas el Restaurante Bar Don Quijote con la presencia del Presidente Álvaro Obregón y su esposa. A finales de ese año, el Regis fue vendido a Don Mario Castelán Meza, quien ordenó demoler la pista de hielo y comenzar la construcción de Teatro La Bombonera Regis, meses después fue inaugurado con la presencia de la hermosa española Teresa Zaza. Los cambios en su diseño continuaron en el año de 1935, cuando se remodeló el lobby con un estilo moderno a cargo del Arq. Carlos Obregón Santacilia quien diseñaria y construiria el Hotel del Prado poco después.
El 3 de mayo de 1944 el hotel cambió de propietario, Anacarsis “Carcho” Peralta tomó el mando del Regis e implementó una profunda remodelación al estilo Art Decó, retiró la torre del reloj y la donó a una casa en Ciudad del Carmen, Campeche. En 1948 construyó la Suite Presidencial Miguel Alemán en el octavo piso, inauguró el restaurante Paolo, La Taberna El Greco y el Centro Nocturno El Capri. Para 1953 se construyó el ala nueva del hotel, se mudó el Capri a esta nueva sección y en la planta baja se localizó la Farmacia-Cafetería del Regis. Durante el sismo de 1957 la estructura del Hotel soportó sin daño alguno el movimiento telúrico, lamentablemente poco tiempo después, Carcho perdió la vida. La viuda María Elena Sandoval se hizo cargo del hotel y fue hasta finales del año 1967 que le dio la oportunidad a su hijo Sergio Peralta para ser Director General, que se encontraba recién graduado de la Escuela Hotelera de Tegernsse, Alemania. Sergio devolvió la vida al Regis, fundó la Cafetería La Terraza y el restaurante Medaillon. En 1970 Sergio cedió la dirección a su hermana Yolanda Peralta Sandoval y ella inauguró el Bar el Establo al estilo regio en el lugar donde se encontraba la peluquería. También creó el Día del Huésped el 14 de septiembre de 1984.
Para el mes de agosto de 1985 el Hotel Regis fue ascendido a hotel de cuatro estrellas y se hizo el segundo Día del Huésped el 12 de Septiembre de 1985, todo parecía marchar viento en popa para el Hotel, pero en la mañana del 19 de septiembre, las actividades prometían ser ordinarias, sin embargo, ese día sería el comienzo del triste final; el Hotel Regis no soportó el sismo, el ala nueva colapsó y para el mes de noviembre de ese año, el Regis fue borrado de la gran urbe mexicana, sin embargo su legado permaneció. Los escombros resultantes rellenaron los sótanos del hotel y se inauguró la Plaza de la Solidaridad el 19 de septiembre de 1986. En el año 1997 se colocó la escultura a las víctimas de 1985 en el sitio donde se localizaba el Regis.
Esta fascinante historia del surgimiento de un hotel nos ha demostrado que pese a las diversas situaciones de carácter político, económico y social, fueron la base que ayudaron a edificar la cápsula del tiempo llamada Hotel Regis. Hoy en día no sobrevive casi nada de lo que fue este majestuoso hotel, sólo las memorias y objetos que pertenecen a cada una de las personas que tuvieron la fortuna de conocerlo y se le invita a descubrir cada una de las facetas que vivió el Hotel Regis y que fueron plasmadas por el autor en las siguientes paginas.